Las economías emergentes marcan el futuro del comercio exterior


América latina y Asia serán la fuente principal de crecimiento del intercambio comercial internacional, en las próximas dos décadas.

HSBC emitió un nuevo pronóstico sobre el comercio internacional. El ‘Trade Forecast Report’, es realizado en conjunto con Oxford Economics e incluye las previsiones respecto del comercio bilateral, la economía mundial y las balanzas comerciales internacionales.

A nivel mundial, las proyecciones señalan que el Índice de Confianza en el Comercio (Confidence Trade Index) de HSBC subió un punto, en términos globales, y alcanzó 113 unidades, en el segundo semestre de 2013. Toda lectura por encima de los 100 puntos señala que las empresas prevén una expansión del comercio. Esto se ve impulsado por una creciente confianza en las principales naciones industrializadas como el Reino Unido y los EE.UU., donde HSBC prevé un sólido crecimiento del comercio en el corto plazo del 5% y 6%, respectivamente, para el período de 2014 a 2016.

En el más largo plazo, se espera que las economías emergentes sean la fuente principal de crecimiento del comercio, ya que los factores estructurales subyacentes para el crecimiento económico futuro permanecen intactos. China ya representa, prácticamente, una quinta parte del comercio total de mercaderías de los países incluidos, en el pronóstico y se espera que su participación crezca a más del 30%. También se prevé que India crezca hasta transformarse en el cuarto exportador de mercaderías más grande del mundo en el mismo período, ya que espera septuplicar sus exportaciones.
Los mercados emergentes están aumentando rápidamente su inversión en el área de Invesitigación y Desarrollo ( I+D), a fin de captar más valor de sus exportaciones. Esta tendencia es clara en el sector de alta tecnología y demuestra la necesidad de las economías desarrolladas de invertir en la innovación para seguir siendo competitivas.
La tecnología:

“El ejemplo de la alta tecnología constituye una enseñanza para otros sectores y para el patrón futuro del comercio internacional. Los mercados emergentes continúan siendo en gran medida ensambladores de bienes de alta tecnología. La creciente inversión en I+D permitirá que los países focalizados en la alta tecnología suban en la cadena de valor, en la producción de estos bienes, lo que les permitirá reducir la dependencia de importaciones de componentes desde el extranjero y, en definitiva, dará a origen a nuevas tecnologías en el mercado interno”, señaló Diego Spannaus, gerente de Comercio Exterior de HSBC Argentina.

El reporte asegura que la Argentina cuenta con sólidos antecedentes, en inversión en I+D, y una notable madurez en el área de equipos, en el área de las TIC. Asimismo, posee un sector de alta tecnología bien constituido, gracias a una fuerza laboral capacitada, mercados locales de dimensión considerable y alrededor de 4.000 empresas en el sector que es, por lejos, el mayor en la región. Por ende, es un país que seguirá estando bien posicionado para responder a la creciente demanda de productos y equipos para el sector de las TIC proveniente del bloque desarrollado y de las economías emergentes.

Por otra parte, el más rápido aumento de la demanda de exportaciones provendrá de Asia (sin incluir Japón), en tanto la mayor expansión se originará en China, India y Vietnam. Las exportaciones a América latina también crecerán a ritmo acelerado, entre 2016 y 2020, a una tasa cercana al 7 % anual.

Las empresas que operan en el segmento se beneficiarán de una fuerza laboral con un buen nivel educativo y de inversiones en infraestructura industrial, que le permitirán responder a la demanda de sus productos desde China y Asia Oriental, como así también de vecinos regionales en América latina.

Fuente: El Cronista Comercial.